Asociación Amigos
del Automóvil

Un estudio en profundidad de la historia del automóvil en Melilla en el siglo XX, que no sólo muestra casi cincuenta motos y coches antiguos, sino que nos ofrece un recorrido por la historia melillense a través de sus automóviles.

Un estudio en profundidad de la historia del automóvil en Melilla en el siglo XX. ésta es precisamente la gran virtud de este museo, que no sólo muestra casi cincuenta motos y coches antiguos, sino que nos ofrece un recorrido por la historia melillense a través de sus automóviles.

Esta peculiar aventura comenzada en el año 2001 contó además con la inestimable colaboración de D. José Nieto Egea, D. José Miguel Fernández y D. Federico Navajas, virtuosos todos ellos del mundo del motor que trabajan diariamente para incorporar nuevas piezas a la exposición.

Casi mil metros cuadrados, repartidos en tres edificios, conforman las salas de exposición, mantenimiento y almacén del Museo del Automóvil de Melilla, que expone 35 coches, 12 motocicletas y 2 motos con sidecar.

MAY 14
  • Email
  • Facebook
  • Twitter

UN POCO DE HISTORIA

Conoce la historia del automóvil...

Casi mil metros cuadrados, repartidos en tres edificios, conforman las salas de exposición, mantenimiento y almacén del Museo del Automóvil de Melilla, que expone 35 coches, 12 motocicletas y 2 motos con sidecar. Junto a los vehículos, colgados en las paredes encontramos 28 paneles ilustrativos que a través de textos y fotografías nos narran la historia del automóvil en Melilla en el siglo XX. La historia de los primeros camiones y autobuses que llegaron a la ciudad, del primer carné de conducir o de la primera mujer con vehículo propio está contada en las paredes de este museo gracias a un completo trabajo de investigación en el Archivo Municipal, en los Archivos de la Policía Local y de los Bomberos y en colecciones privadas. Con todos los datos recopilados, los responsables del museo tienen la intención de publicar en breve un pequeño libro o folleto en el que se explique la historia completa de la llegada y posterior evolución de los vehículos de gasolina en Melilla.

MAY 7

II EXPOSICIÓN DE AUTOS

Celebramos la II exposición en Melilla!

El actual despacho de la muestra automovilística se convierte también en un improvisado museo en el que nos encontramos verdaderas piezas de coleccionista. Un velocímetro restaurado del año 1910, multas de tráfico de principio de siglo, una colección de llaveros de marcas de coches ya desaparecidas o manuales sobre cómo restaurar automóviles en desuso nos acercan un poco más a este apasionante mundo. Para completar aún más el conocimiento de los coches antiguos, el museo posee la colección completa de la revista “Motor clásico”, que empezó a comercializarse en 1984. Peugeot, Chevrolet, Citroen, pero sobre todo Mercedes, son algunas de las marcas que más se repiten en la colección, ya que debido a que en Melilla no existía un cupo para importar loches numerosos melillenses decidían adquirir sus vehículos de marcas extranjeras. Desde un Chevrolet de 1929 hasta un Peugeot 504 de 1978, el museo posee bellos vehículos que se mantienen en un perfecto estado de conservación tanto exterior como interior. Para mantenerlos siempre a punto, todos los coches son sacados regularmente del expositor y realizan largos recorridos para no perder ni un ápice de su fuerza original.

II EXPOSICIÓN DE AUTOS

Celebramos la II exposición en Melilla!

Una sección con herramientas y recambios del siglo pasado, o un antiguo surtidor de gasolina ponen la nota curiosa en una muestra que gracias al trabajo de sus impulsores cada día ofrece mayor número de piezas. En todo momento siempre hay varios coches en restauración preparados para entrar a formar parte de esta peculiar familia. Una de las mayores inquietudes de los responsables de esta muestra es lograr que vuelvan a Melilla coches matriculados en la ciudad pero que posteriormente fueron exportados a la península. Con ello se espera poder dar mayor vida a la colección y evitar que se pierdan auténticas joyas automovilísticas que dieron sus primeros paseos en Melilla.